Lima, 3 de junio de 2021 

En Celepsa hemos desarrollado un distintivo para movilizar a actores del sector privado, el Estado y la sociedad civil en torno a nuestro propósito: Acelerar la descarbonización del Perú. Desde hoy, ponemos la Triple C – Compromiso Carbono negativo Celepsa a disposición de empresas y organizaciones comprometidas en asegurar el cumplimiento de las metas de neutralidad de carbono asumidas por el Perú al 2050. 

¿Pero por qué una etiqueta? 

Pensamos que el propósito de la compañía y las acciones que hemos definido para alcanzarlo necesitaban un distintivo con capacidad para movilizar -no un sello, no un certificado tradicional fijado a los documentos-, un elemento para compartir, # etiquetar y alentar a nuestros aliados a evidenciar sus compromisos y sumarse en este esfuerzo conjunto por construir un Perú más sostenible.

La Triple C, evidencia de un modelo empresarial orientado hacia el crecimiento del negocio y que contempla desarrollo de soluciones para generar mayor valor a clientes y grupos de interés. En ese contexto, decidimos que la sostenibilidad debía ser el valor transversal que definiera las operaciones de Celepsa, acorde a las nuevas tendencias y modelos de negocio a nivel mundial. Y esto es lo que estamos haciendo: 

  • Descarbonizar el sistema energético junto con tecnologías de electrificación descentralizadas y digitalizadas que brinden acceso a servicios energéticos innovadores y competitivos.
  • Intervenir en ecosistemas claves como los presentes en la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas, que brindan, entre otros, los servicios ecosistémicos de captura de carbono y afianzamiento hídrico. 
  • Promover el desarrollo de ciudades circulares mediante soluciones innovadoras relacionadas con la movilidad sostenible, acceso a sistemas energéticos para zonas no conectadas al Sistema Eléctrico Interconectado Nacional, entre otros.

Sabemos que es un propósito ambicioso y no podemos hacerlo solos, pero estamos dando los pasos que el Perú y el planeta nos demandan. 

La Triple C llegó para quedarse.

¿Te sumas?