• El generador se donó a la Prelatura de Yauyos y beneficiará a 267 000 personas con el llenado de 50 balones de 10m3 diariamente.

Lima, 14 de junio del 2021.- Ya se encuentra operativa la planta de oxígeno medicinal donada por Celepsa a la Prelatura de Yauyos, que aliviará la urgente necesidad de miles de familias de las provincias limeñas de Cañete y Yauyos afectadas por la covid-19. La planta tiene una capacidad para producir 20 metros cúbicos por hora, unos 50 balones diarios a un costo social de 60 soles por unidad, que cubrirá los gastos del servicio.

El generador ha sido instalado en un local en el kilómetro 136.5 de la antigua Panamericana Sur, donde se atiende de lunes a sábado en el horario de 8 de la mañana a 12 del medio día, y de 2 a 6 de la tarde. Para atender emergencias se ha dispuesto un número de teléfono (982 356 397) que responde de 8 de la mañana a 6 de la tarde.

Cada persona -acreditada con receta médica y DNI del familiar enfermo- podrá comprar 3 balones de oxígeno con una pureza del 93-94 % y una capacidad de 10 metros cúbicos, aunque solo se llenan al 60 % por motivos de seguridad, según explicó el padre Miguel Chumpitaz, Vicario General de la Prelatura de Yauyos.

Adicionalmente, Celepsa ha donado 18 balones de oxígeno de 3.4 metros cúbicos con sus respectivos accesorios para el traslado en ambulancia de pacientes de los establecimientos de salud de Yauyos, Tanta, Catahuasi y Pacarán, que es la zona de influencia de la Central Hidroeléctrica El Platanal, una de las dos con las que cuenta la compañía. En total, se verán beneficiadas con estas donaciones 267 000 personas, gracias también al esfuerzo de la Asociación Civil “Avancemos juntos por Cañete y Yauyos”.

La Prelatura ha capacitado a un equipo de seis personas y un administrador para atender la planta, que ya está operativa y será bendecida dentro de unos días por Monseñor Ricardo García, en un acto de inauguración oficial al que asistirá el Gerente General de Celepsa, Eduardo Herrera.

La Prelatura de Yauyos, jurisdicción eclesiástica de la Iglesia Católica en el Perú con sede en la ciudad de San Vicente de Cañete y que forma parte de la provincia eclesiástica de Lima, asume la responsabilidad por el uso de esta donación.